GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

miércoles, 27 de marzo de 2013

Un paseo por Espadán





Mientras asciendo pausadamente por el pedregoso y serpenteante sendero, con el amable sol calentándome la espalda con sus trenzas de oro radiante, solo escucho el monorrítmico chasquido de mis pasos y el golpeteo cadencioso de mis flamantes bastones sobre el suelo. Alguna abeja zumba nerviosa por el  verde ropaje de los brezos, adornados por las incipientes inflorescencias de sus blancas flores. Y en la cadena de descansillos, urdo algunas preguntas, como resultado de un adobado maridaje de experiencias disfrutadas a lo largo de mi vida.

-¿Por qué esta pasión mía a las montañas, a la naturaleza, desde que era un crío?

-¿Por qué, siendo ya una persona septuagenaria, sigo manteniendo esta pasión, encendida como una llama ignífuga?

-¿Por qué he tenido la suerte de escribir más de una docena de libros, hablando siempre de la naturaleza, de los pueblos y de sus gentes?

-¿Por qué disfruto tanto haciendo senderismo con mis amig@s?

-¿Por qué sigo, semana tras semana,  calzándome las botas con la misma ilusión que cuando tenía 18 años?

-¿Por qué me emociona tanto contemplar el rostro de un/a amig@, mostrándome su alegría y sus enarbolantes sensaciones de felicidad?

Y como corolario a estas preguntas, solo cabe una respuesta:

Seguir haciéndome estas mismas preguntas muchos años más. Porque significará que todo sigue igual en mi vida. Que todo va bien. Que los años son los mismos, aunque la edad vaya alcanzado cotas superiores. Que los senderos por donde disfruto, seguirán siendo  los adorados compañeros de muchas rutas más, y que los rostros de mis amig@s seguirán animándome con su alegría y su afecto…

... y que los “fantasmas” que me acechan por la edad no serán los obstáculos que me impidan disfrutar de más montañas, de sus regios alientos, de más silentes senderos, de más charlas llenas de amistad, con su frescura y gozos fulgentes.

Sonrío por el sendero y... aún bebo más del silencio de la montaña, como una dulce caricia; y me detengo, para apreciar la virginal frescura de la flor sonrosada de la jara, bañada por el vivo sol del mediodía.














6 comentarios:

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hopla Luis.
Yo te respondería, porque sabes disfrutar de lo bueno, lo bello, lo auténtico, que nos ha regalado Dios mediante la naturaleza.
Te deseo de corazón, que por muchos años sigas disfrutándola.
Un abrazo, Montserrat

Emilio dijo...

¡Hola Luis! Sigue disfrutantdo de la naturaleza durante mucho tiempo y sigue haciéndonos disfrutar a nosotros con tus entradas.
Un abrazo.

Pakiba dijo...

Contigo es bello viajar por todos esos parajes que tu disfrutas y que nos haces disfrutar.

Abrazos

Dani Alcalá Almela dijo...

Y por muchos años más disfrutando de la montaña, Luis.

Bonitos parajes los de Chóvar.

Un abrazo.

Teresa dijo...

Como siempre que preciosidad. Un abrazo.

trotasendas dijo...

Estamos enganchadísimos a la montaña Luis y por eso nunca dejaremos de disfrutarla conforme nos permita el cuerpo. Ya sea con largas caminatas o con simples paseos , solo a acompañados. Espadán esta preciosa ahora en primavera y eso que no a echo mas que empezar.
Saludos