GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

miércoles, 12 de junio de 2013

No hay respuesta




Ayer estuve paseando por el caserío de la ensoñación blanca, donde el atávico silencio baila entre sonidos de olas templadas, donde los gatos, burgueses de la calma,  descansan plácidamente en medio de la calle, sin el temor al paso de vehículos, como toda la vida lo han hecho.

Las adelfas rastrean el azul con sus ramalazos sanguíneos, con rúbrica de vida granada, en un encuadre helénicamente figurativo. El mar irradiaba su rostro azul, su albura serena. Encendido de clamores suaves, sugerente, evocador, acariciando el pedernal brillante. La solitaria barca, ahíta de brisas y de soles, despojada ya de rumbos mar adentro, descansaba.

Bajo la verdosa cabellera de un arbolito, se dibujaba la figura geométrica de un pequeño columpio, rojo como las amapolas, esperando el verano y el juego de algún niño.

Paseo por el caserío blanco y no veo a nadie. Solo escucho el rumor de las olas cercanas, como un susurro orgánico e inmortal. Veo el mar. Veo la eternidad y el pulso de muchos sueños. Amor y confianza, danzando entre velas blancas.

Sí, paseo, abrazado por el silencio del tiempo. Y veo detalles,  algunos cerámicos, como un arado abriendo surcos. Los fotografío.

Ya están varados en la historia, como siempre fue la costa, sin el agobio de la desdicha urbana.

Me acerco a las olas, a su fárrago de espumas blancas, escanciando susurros.


Me agacho y cojo un guijarro. Lo lanzo al mar, pero no hay respuesta en forma de sirena encantada.

















1 comentario:

Remei (Bitàcora) dijo...

Gran trabajo amigo...
El mar y algunos lugares siempre nos ofrecen la paz, el color y la alegría necesaria para seguir adelante.
Un abrazo Luis.