GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

sábado, 7 de julio de 2012

Valencia entre dos siglos





Visito los Jardines de Monforte de Valencia. Es la Valencia entre los siglos XIX y XX.

Tiene Valencia sus paseos ancestrales, como La Alameda, de más de un kilómetro de longitud; el Paseo de la Glorieta,  con sus gigantescos ficus; el paseo de Monteolivete, los jardines de Parcent y los susodichos Jardines de Monforte.

Jardines que me han encantado, la verdad. Muy placenteros, tranquilos, románticos… En ellos se combina magníficamente la botánica y el arte. Adoptan  un  estilo neoclásico. Exhibe este rincón hermosos jardines, muy cuidados. Y unos 33 grupos escultores, entre estatuas y bustos, enriquecen todos los paseos, mezclados entre el arbolado, los setos, las parcelas florísticas…

Abunda un arbolado de gran porte, elegante, entre pinos, cipreses, magnolios… Y los estanques reflejan su ramaje, su color, mientras los nenúfares anillan las quietas aguas, entre reflejos de un sol que no puede colarse con sus potentes haces lumínicos…

Preside el parque un palacete residencial. Y la entrada está salpicada por dos leones de mármol, obra del escultor José Bellver. Estos leones fueron esculpidos para ocupar sendos sitiales en la escalinata del Congreso de los Diputados de Madrid, según  cuenta la escritora  Mª Francisca Olmedo en su obra “Callejeando por Valencia”. Pero,  como eran pequeños, fueron sustituidos por otros de bronce, tomando como modelo “los que se conservan en el Jardín de Monforte de Valencia”.

En fin, que por estos paseos deambulé en una mañana soleada, lleno de placer, donde muchos visitantes se solazan en sus umbrosos pasillos,  y los enamorados trenzan sus sutiles hebras de amor a la sombra de un magnolio o entre el telón de un rosal florido.

Y salgo de tan sabrosa estancia rehecho por el frescor y la lozanía de la umbría, del arte escultórico  y de la bondad sublime de este lugar. Un lugar que espero tener a mi alcance cuando necesite un banco para sentarme debido a mi edad avanzada. A ser posible en tardes sedosas,  para admirar las calorías de un tibio sol otoñal correteando hacia la Calderona o La Bellida, según las estaciones, mis particulares Montes Olimpos.


















5 comentarios:

Pizarro dijo...

Preciosas y encantadoras iomagenes.
Luis no paraestas siempre de un pueblo a otro que gracias a ñlos blog nos das a conocer.
Saludos abrazos y buen fin de semana.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Luis, entrada con contraste con respecto a la anterior, aquí se ve la belleza de un gran parque que invita a pasear o a sentarse entres sus rincones floridos, dejando volar el pensamiento y disfrutar de la tranquilidad y frescura del entorno.

Un abrazo

Montserrat Sala dijo...

Preciosa Valencia Luís. Pero es que tu camara la saca espectacular.
No conocia estos rincones. Me ha gustado pasearlos, de tu mano.

Saludos entrañables

María José Rubiera dijo...

Preciosa reseña y no menos preciosas las fotografías que la ilustran, sobremanera la de esos divinos nenúfares. Gracias, por gratificarnos la vista y deleitarnos el alma.
Un abrazo desde Asturias... Que disfrutes del finde!

teca dijo...

Incrível sensação de ler você e ver suas imagens tão sentidas... belíssima postagem de Valência...

Bom domingo.
Beijo carinhoso.