GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

lunes, 15 de marzo de 2010

Ares del Maestre. El barranco de los Molinos. 1ª Parte.


Ares del Maestre me recibe con su abrazo medieval. Este elocuente soplo de su historia me rodea dándome la bienvenida. Y revivo mis anteriores encuentros con esta histórica villa. Pero hoy no la voy a visitar, pues mi camino me lleva a recorrer el barranco de los Molinos, donde se emplazan cinco molinos harineros construidos en la segunda mitad del siglo XVIII.

Según la revista CVNEWS, estos molinos, que reciben los nombres del Sol de la Costa, Molinet del Bassot, de Dalt, del Planet o Molinet y de la Roca, “son de tipo de rueda horizontal y forman cada uno de ellos una unidad hidraúlica, con una bassa de retención de agua, un cup o rampa de caída de agua y las séquies de canalización de agua que los conecta. El conjunto fue realizado en sillería, empleada principalmente en cups y rampas, con el fin de impermeabilizar conductos y evitar el máximo las pérdidas de agua por filtración, al tiempo que se conseguía una mayor durabilidad de las estructuras”.

El Consell declaró Bien de Interés Cultural este conjunto de edificaciones, convirtiéndose en el primer bien protegido bajo esta categoría de la Comunidad Valenciana.

Son las nueve de la mañana cuando inicio la ruta. Parto del porche de la plaza Mayor. Sigo las señales del SL-CV 45. Paso por el Portalet de Les Roques, uno de los ejemplos arquitectónicos más antiguos del pasado medieval de Ares. Un señalizador vertical del sendero nos indica el inicio del “Camí dels Molins”, un itinerario circular que tiene una distancia de 5.601 m. Un camino de herradura, con sus constantes revueltas, desciende hacia el nivel del barranco. La vista es fantástica, con la unión de barrancos que constituyen el nacimiento de la rambla Carbonera.

El camino, salpicado de carrascas, desciende muy sinuoso entre escalonados abancalamientos de elevados muros, que circundan el cerro donde se ubica la villa de Ares. La pendiente es bastante inclinada y soleada. La mañana es clara, con su sinfonía de luz. Solo las fuertes rachas de viento de poniente rubricaban su molesto hostigamiento.

Llego al barranco de los Molinos y visito el primero. Es el del Sol de la Costa. En sus elementos destaca el monumental acueducto, que tiene 37 m. de largo, el cubo, que tiene forma de torre defensiva con sus 15,5 m. de alto y el “carcau” o habitación con la maquinaria motriz. Me fijo en la clave del portal, donde figura el año 1798.

Sigo las marcas del sendero. El camino está bordado de carrascas, con sus troncos rugosos y negruzcos. Por el lecho del barranco corre una delgada corriente. El agua, limpia y clara, como cristales relucientes, rebulle entre peldaños rocosos con un rumor agradable.

Paso delante del Molinet del Bassot y arribo al de Dalt. Fue un molino donde habitaba el molinero, con su cuadra, la sala de moler y la cocina. Exteriormente destaca la gran balsa y el espectacular “cump” en rampa, formada por una escalinata de 30 peldaños.

Pequeñas cascadas lucen su rumor en un paraje espectacular, cuajado de humedad. En lo alto, Ares del Maestre deslumbra con su sugestiva y bella postal. El rincón es encantador, dominado por cinglos altaneros, que cobijan la gloria del pasado, donde el tiempo descansa en sus rincones y muy cerca platican las esquilas de los rebaños de ovejas.

El marcado sendero me eleva hasta el Molinet. En su interior se puede ver la sala de moler y el conducto de agua que caía a la habitación subterránea, donde se producía la energía para moler. Su altitud es ya destacada sobre el barranco: 984 m.

Y llego al último molino en el orden de mi recorrido. El de la Roca, construido en el año 1774 y adornado por el verde tapiz de la yedra, brillante y espesa. Por una enrejada ventana fotografío su interior, con vistoso arco de cañón. Es el más alto: 1014 m. Al lado está el “salto”. El agua se precipita por dos gradas rocosas, a una altura de 67 m.

Ahora el sendero me eleva hasta la boca del “cup” de este molino, que supera los impresionantes 25 m. de altura. Y en la paz absoluta de este sorprendente mirador, acampada en toda la barrancada, gozo con intensidad este momento. Rueda mi vista por el paisaje, que es como un cónclave de elementos varios, donde se refleja como un manantío su intensa belleza.

El agua, en el barranco de los Molinos de Ares del Maestre, fue transformada en diosa. Y forma ahora una preciosa ruta para saborear tranquilamente.



















24 comentarios:

Jota Ele dijo...

Impresionante entrada, Luis, con una descripción maravillosa de esos molinos, que se remontan nada menos que al siglo XVIII. Las fotografías ilustran debidamente tu documentado texto.

Un abrazo.

Juan Francisco dijo...

Una colección de imágenes espectacular, amigo Luís, pero lo autenticamente espectacular es la historia escondida en ellas. La vida que se quedó escondida entre esas piedras y construcciones, la mente inquieta de unas gentes capaces de doblegar a la propia Naturaleza. Hay mucho más de lo que se ve en las fotos. Gracias por traerlas, amigo mío... es ¡Historia! Un abrazo.

*Luna dijo...

Una entrada preciosa un beun texto acompañado de unas imagenes divinas
me gusto mucho
un beso y feliz semana

MORGANA dijo...

Luis ,te agradezco un mundo esta maravillosa entrada llena de bellísimos lugares y tus palabras..aunque estas fechas me traen recuerdos imborrables ,me has hecho disfrutar..
Gracias .
Morgana

Mª Angeles y Jose dijo...

Que recorrido mas bonito,con lugares preciosos y un paisaje espectacular.

Yo en estos lugares me pierdo y me gusta visitarlos sin prisas, mirandolo todo.

Preciosa entrada.

Besos

Ardilla Roja dijo...

Impresionante trabajo, Luis. Siempre es un placer visitarte.

Un abrazo y feliz semana

MA dijo...

Amigo,una delicia pasear por estos preciosos parajes , que nos muestras en esta entrada de blog, con hermosas imágenes y textos que me hacen soñar.

Un abrazo de MA y feliz semana .

Los Luises dijo...

Caminante, buenas fotografías y buenas vistas.
Lo describes muy bien.
Un abrazo.
Goriot.

Bellotita dijo...

Muy buena entrada!! Otro sitio que no conozco!! Un saludo!

Pablo Marín dijo...

Esta excursión si que me la apunto para la primavera, maestro.

Es delito que no haya ido con la familia por esa zona tan cercana todavía.

Abrazos

ruma2008 dijo...

Es el trabajo humano que se funde con la naturaleza.
Estoy abrumado en el rigor y la belleza de la naturaleza.
Muchas gracias por los maravillosos paisajes.

Saludos y un abrazo.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Bellísimas todas estas fotografías.

¡Cuántos hermosos paisajes me quedan para conocer.!

Lucero dijo...

Hermosas todas las fotos gracias por invitarme a pasear,que tengas un hermosa semana besos y abrazos para vos.

auroraines dijo...

Esto es historia pura Luis, un lujo
visitarte y leerte, gracias por tus importantes entregas y como relatás la geografía del lugar.
Un beso

Abi E. dijo...

Hola Luis, es un lugar sencillamente espectácular el que muestras hoy en la entrada y no solo los molinos, sino todo el entorno y esos arcos de las primeras fotos.

Como siempre el texto es esclarecedor de todo el recorrido y su historia, con lo que me quedo esperando la segunda parte.

Un abrazo
el lio de Abi

Logio dijo...

Interesante, como de costumbre.

trotasendas dijo...

Magnificas rutas y las fotos preciosas vamos que te lo tienes que pasar muy bien en tus caminatas!!
Saludos

Laura RS dijo...

Luis, has vuelto con fuerza y con un post increíblemente bueno, me ha encantado como lo has relatado, con ese detalle que te caracteriza. Me encantan las imágenes!!

Un abrazo,
Viaje al atardecer
All About Cities

Sara dijo...

Un placer acompañarte por estos caminos, por estos molinos, por estos barrancos, en definitiva, por estos paisajes que gracias a ti, conozco un poquito más, para algún día...poder fotografiarlos en primera persona, que lugares preciosos recorres Luis, ¡un placer auténtico,disfrutar con tu blog!
Abrazote

Sonia. dijo...

que fotos, que historia y que ruta!!... que barbaro mira que has aprovechado el tiempo... me alegra leerte y mas aun con cosas tan interesantes.

muchos besos

Henar dijo...

Me he sentido como trasladada a otra época, que buena entrada. Un abrazo

Pepe Roselló dijo...

Enhorabuena, tienes un blog muy logrado. Leyendo las entradas y contemplando las imágenes me da la impresión de ser un senderista más, visitando esos lugares de la España ancestral. Muy guapo. Saludos.

Montserrat Sala dijo...

Gracias amigo por enseñarme este rincon del alto maestrazgo. Este pueblito es una preciosidad. Te envido enermenente de poder caminar libremente por estos campos, i fotigrafiar lo que casi nadie conce.

Un abrazo con sabor a campo florido!

Luis G. dijo...

Queridos amig@s, bueno, mañana pongo la 2ª parte. Si visitais Ares del Maestre, que os recomiendo, no dejéis de recorrer esta ruta, está debidamente señalizada. La recomiendo, asimismo, para ver lo que hicieron con el agua, una obra en conjunto sensacional, como lo he mostrado.

Y gracias, por vuestras visitas que tanto valoro y que me hacen muy feliz.

Besos y abrazos.