GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

jueves, 21 de mayo de 2009

¿Abuelo, nos traerás moras?


A medida que va avanzando la primavera, algunas flores van extinguiéndose tras cumplir con su etapa floral, a la espera de nuevas primaveras. Las amapolas, no. Las amapolas siguen vivaces con su intenso y puro colorido, adornando con su fragilidad caminos y campos. Me admira esta flor. Destaca enseguida en cualquier lugar que esté. Sola o en multitud. En ambos casos, enmarca su ardiente pigmentación roja-anaranjada. De lejos y de cerca. La amapola solitaria, en el flujo de un inmenso trigal, es motivo fotográfico. Y qué fotografías se obtienen para dicha de sus creadores. ¿Y los pintores? Ahí están las amapolas de los geniales pintores Van Gogh y Claude Monet, fruto de sus estancias en la naturaleza, convirtiéndose en los temas de sus lienzos.

Pronto aparecerá otra flor en la constelación primaveral. Ahora, en mis paseos vespertinos, observo que su receptáculo tiene un tamaño pequeñito, con su fina envoltura de un verde tierno. Los ribazos y el monte bajo se cubrirán de blanco, como inmaculados vestidos de novia. Me refiero a la flor de la zarzamora. Aunque hay rosadas, prefiero las blancas. Son hermosas y creo que nos fijamos poco en ellas.

Ya lo dice la copla “¿Qué tiene la Zarzamora, que a todas horas llora que llora por los rincones…?”. Claro, la cantante tenía “los ojos como las moras”. La flor y el fruto.

Y cuando asome el fruto, mis nietas me dirán:

-¿Abuelo, nos traerás moras?

-Claro que sí, mis niñas.

Y recojo las mejores, las más brillantes, las más gordas, las más ricas….

Y cuando se las comen, me encanta ver sus lindos labios pintados de púrpura, en contraste con sus sonrosadas caritas.

14 comentarios:

Mª JOSE. dijo...

LUIS,HAS TRAIDO RECUERDOS DE MI INFANCIA ,Y NO TAN INFANCIA,CUANDO NOS PONIAMOS A COMER MORAS EN LAS PARADAS DE NUESTROS PASEOS POR EL CAMPO...¡¡BUENISIMAS!!
BESOS Y GRACIAS.MJ

Mª Angeles y Jose dijo...

Mmmmmmmmmmm, que ricas , que buenas, que cara tienen.
Que placeres naturales nos perdemos algunos.
Saludos.

Veronica dijo...

Que bonito el recoger moras para ellas. Yo recuerdo lo que mi abuelo traia para mi, pinchosos higos chumbos, pero que me hacian la misma ilusion aunque no me gustaran. bss

Carolina Martínez : dijo...

MMMMMmmmmmmmmmmmmmmm moras!!! y fresas silvestres!!! hace años que no voy a buscarlas por los zarzales, que recuerdos! arañazos, pinchazos.... y el buen sabor de las moras!!

Mañana subo al pirineo buscaré! :)

Muy bonita foto muy buena me gusta mucho. se ve muy bien el detalle!

Saludos! :)

Senderismo Luis Gispert dijo...

Hola, Carolina, que disfrutes mucho en el admirable Pirineo.
Saludos.

Abi E. dijo...

Por aquí tenemos que esperar hasta septiembre para comer moras de la zarza, pero cada paseo vespertino conlleva una merienda de moras a cual mas rica.

Un placer y secate la baba (por las nietas)

Un abrazo

carmen dijo...

Hola Luis!

También le dediqué un post a los frutos del moral, tus moras de zarzamoras son auténticas.

A los niños les encantan en batido de yogur, pruébalo con tus nietos!

Un saludo!

Senderismo Luis Gispert dijo...

Es que, Abi, están tentadoras cuando maduran, y en efecto, el placer de ver a mis nietas comerlas es grande. Así es la vida, deliciosa con ellas y con mi nieto, el mayor, que también le gustan.
Un abrazo.

Senderismo Luis Gispert dijo...

Pues sí que lo haré, Carmen, probaré ese batido de yogur con moras, seguro que está buenísimo.
Gracias por indicarmelo.
Saludos.

carlota. dijo...

Vaya , que recuerdos , nosotros de pequeños ibamos hasta la ermita a por ellas y cerca del río . Hay que viejaaaa .

Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola Luis: Precioso el reportaje y comentario, pero podriamos enseñarles a que se las eligieran ellos mismos, y al mismo tiempo enseñarles tambien esos rincones que Tu bien conoces, y Nosotros estamos aprendiendo. Un beso y un abrazo Mari y Jose

Ardilla Roja dijo...

Precioso!

Yo tengo zarzamoras en un lado de la calle, el que da al rio. El ayuntamiento cuando hizo la acera plantó lilas, avellanos, y una especie de acacias amarillas, pero hay un tramo en el que sólo hay zarzamoras. Cuando salgo con las niñas que cuido nos llevamos pan duro en una bolsa para echar a los patos de un lago artificial que tenemos cerquita y a la vuelta, les cojo una poquitas moras. Como a tus nietas les encantan, para ellas son auténticas golosinas.

Su madre cuando viene de trabajar, enseguida les nota si han comido o no por sus labios pintados.

Un placer Luis. Como siempre.
Buen lunes.

Noah dijo...

Luís, pero qué bonica entrada has hecho. Está genialmente narrada y de una forma muy bella y ya no te digo el amor que plasmas por tus nietas. Tus amores. Con las moras.
Preciosa fotografía.
¡Felicidades!

Un cálido abrazo de Noah.

Senderismo Luis Gispert dijo...

Gracias a todos por vuestras cálidas y gentiles palabras.
Un abrazo.