GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

martes, 1 de enero de 2013

Hacia el Tossal de la Nevera, con turrones de Catí en la mochila





Quiero ascender otra vez al Tossal de la Nevera. Y esta ruta es…

…. la última que hago en el 2012…

Hoy el frío se nota. Pero hace sol y su presencia me encanta. En Catí he comprado turrones, una variación para contentar el gusto de este excelente producto, que se fabrica también en Catí.

Asciendo por el barranco de la Masada. El sendero aparece entreverado de piedra suelta. Un frondoso y umbrático bosque de carrascas me obsequian con la humedad del terreno y con sombras que articula el ramaje, lo que produce un ambiente frío, pero voy abrigado suficientemente para paliar el helor mañanero.

Al arribar a la cabecera del valle, la vista se expansiona por todos los lados. Arriba se alza el Tossal de la Nevera con sus 1.286 metros de altitud. Su presencia me inspira imágenes pirenaicas. Y abajo, enlazando rapidísimas laderas, encastilladas y grises, se dibuja el barranco de la Canaleta.

Es tan grande la impresión que recibo ante el espectáculo de esta majestuosa montaña, que tengo el humor de coronarla. Paso junto al mas de la Serra, ejemplo de arquitectura rural y de valor documental. La puerta, enfajada de sillares, muestra sobre el dintel el año de su construcción: 1720.

Sigo la ruta subiendo la empinada ladera hacia la cercana Nevera Vella, un depósito donde se almacenaba la nieve para comerciarla, construido en el año 1638. Contemplo, mientras continuo con mi singladura senderista, la morfología del valle, formado por tablas horizontales, dispuestas en graderío, tapizadas de verdor, que alimenta los afloramientos de una cercana fuente y coloreadas de rojo por la tropilla de majuelos que existe.

Lentamente voy ascendiendo hacia la cumbre. Las vistas se dilatan y columbro una imponderable extensión de montañas y valles del histórico Maestrat. La piedra seca está presente en el paisaje, con sus muros y cabañas. Cuando alcanzo el pilón del vértice geodésico, el viento me azota con furia, como si quisiera arrebatarme de la despejada cima.

Me deleitan las vistas y las cumbres que he ido conquistando años atrás, como algunas de Els Ports de Beseit, el Turmell, el distante Mont Caro, el Penyagolosa, la Mola de Ares, Irta…

En el descenso sigo la huella de un sendero que me va a conducir a la Font de l’Avellà, donde haré parada y fonda.











11 comentarios:

Emilio dijo...

¡Hola Luis! Preciosa excursión para terminar el año senderista. No se puede pedir más.Y ahora, con ilusión, a esperar un nuevo año senderista que iguale al menos al que dejamos atrás.
Un abrazo.

Dani Alcalá Almela dijo...

Bonito relato para una bonita ruta que tengo muy reciente y que me encantó, a mi esa cima también me inspiró imágenes pirenaicas en cuanto la vi.

Veo que debe ser frecuente que sople fuerte viento allí arriba.

Nota para mi: comprar turrón en mi próxima visita a Catí jeje.

Un abrazo.

Luis G. dijo...

Hola, Emilio, feliz año senderista. A disfrutar como siempre de nuestras montañas.Un abrazo.

Luis G. dijo...

Feliz año senderista, Dani. Pues ya sabes, ese turrón tiene encanto y un sabor exquisito. Y la montaña, ya ves, ya llevo unas cuantas ascensiones hechas. Un abrazo.

Pakiba dijo...

Que este año que empiza te dé todas las fuerzas para seguir con esas rutas y a su vez nos las puedas mostrar.

FELIZ AÑO.

Montserrat Sala dijo...

Siempre los mismos sitios, y cada vez mejor fotografiados. Eres un caminante artista, que duda cabe.
Muy feliiz 1013!

Goriot dijo...

Amigo Luis, viajero incansable: Son grandes tus satisfacciones ante los sorprendentes paisajes. "Es tan grande la impresión que recibo ante el espectáculo de esta majestuosa montaña, que tengo el humor de coronarla.". Esta frase tuya me ha gustado y la destaco.
Y además llevabas turrón.
Un abrazo.
Goriot.

GUSPLANET dijo...

Buen día caminante! Luis, no deseo comenzar el año sin la 'rutina' de visitar tú espacio y recorrer, de tú mano, éstos maravillosos senderos. Amigo, desde que vivo aquí en el corazón del Parque Regional de Luberon, en la vecina Provenza, comprendo muy bien cuando tú hablas de tús montañas, senderos, de los paisajes, de las gentes, de las festividades locales... todo éso encuentro por aquí y una vez más me demuestran cuánto tienen de común los pueblos mediterráneos...
Gracias por compartir tanta belleza, magistralmente narrada!

La abuela frescotona dijo...

que rico el turron y que paseo de lujo, buen año querido Luis a ti y tus seres queridos, te abrazo amigo mio

Luis G. dijo...

Gracias de corazón a tod@s. Me emocionais mucho. Espero que las fuerzas no me flaqueen en este año y siga haciendo estas rutas por montañas llenas de sabor senderista.

Besos y abrazos.

Luis.

Josela dijo...

Ante todo Feliz Año!
Y felicitarte por el ánimo y el deseo de aventura que te lleva a hacer estas rutas tan estupendas.
Un abrazo
Josela