GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

domingo, 2 de diciembre de 2012

El Balcón del Mijares desde Arañuel




Otra ruta por la demarcación geográfica del río Mijares. Con vistas espectaculares sobre su valle. Desapareció el viento que ventiló la semana y nos dejó ayer un sábado tranquilo y soleado, pero con mucho frío (-2º), lo que nos hizo abrigarnos debidamente para soportar la baja temperatura.  Parecíamos que estábamos en la Antártida.

Partimos desde Arañuel, concretamente en la fuente de la Pechina. Cruzamos el Mijares por una pasarela. Vimos cartelitos anunciando zonas de baño…  Vaya gracia, con el frío
que hacía…

Baja el río trotando esencias de Gúdar. Extiende sus riberas populosas, umbrosas,  y los colores otoñales están dando sus últimos suspiros.

“sobre la arena sentada
de aquel río la vi yo…”

Y seguimos el sendero local SL-CV 95, que nos acompañaría a lo largo de la empinada ruta.

Poco a poco nos fuimos elevando entre olivares y almendros. Diversos puntales rocosos señorean el valle. Llegamos al barranco del Horcajo, que lo seguimos cauce arriba. Un regato alimentaba plantas de intenso verdor. Ya las vistas se amplían. Abajo el valle, con Arañuel y el pañuelo de huertas que denotan  las áreas antropizados,  extendidas en las márgenes fluviales,  mayormente desde el valle de Olba, río arriba.

El sendero, señalizado debidamente y con hitos de piedras, va alzándose entre la verdinegra pinada, entre un sotomonte espeso,  relleno de arbustos (lentiscos, brezos, enebros…), con la caricia bucólica de musgos tapizando el roquedo. El grupo de amig@s se estira. Da gusto subir porque combates el frío. Algunas prendas… ¡fuera!

Culebrea el sombroso y magnífico sendero accediendo a pistas, una de ellas por donde iba la antigua Vereda Real de Aragón.

Una  vez alcanzado el repecho denominado el Balcón del Mijares, a 865 m. de altitud, la ascensión llega a su final. “Uf, ya era hora, exclaman algunos”. Y ya tenemos a la vista el imponente Penyagolosa -caray, está hecho un galán- y, muy cercanas, las masías del Plano de Arriba, arribando a ellas entre almendrales. Guardan la huella de antiguos abancalamientos.

En este punto el sendero se desliza junto a una barda, que sirve de lindero,  y pasando al lado de una gran charca helada -como para meter la mano-, se introduce nuevamente en una pinada.

Teniendo como respaldo el bendito ribazo, y con la querencia del sol arrimándose a nosotros, como era la hora estricta del almuerzo, nos enfrentamos a tan sabroso condumio, con las típicas y habituales aportaciones de cada uno, que nos saben a gloria, y como siempre, reanimado por el floral y untuoso vinico de Juan. Chic@s, palabra,  que a la próxima ruta llevo ese apetecible licor proveniente del navarro valle de Baztán.

Tras consolar los estómagos como es de rigor y como sabemos hacerlo, seguimos el sendero que recorta la citada pinada transversalmente. dando vista ya, y en una superficie inferior, a  la agrupación de masías del Plano de Abajo, envueltas entre una sensual paz, con alguna enmascarada era. Todo un testimonio etnográfico de la expansión agrícola y ganadera que tuvieron estas tierras a partir del siglo XVII, apreciándose alrededor,  y desde diversos puntos estratégicos, otras masadas acomodadas a la alta topografía y dominadas por el hierático Penyagolosa.

El sendero llega hasta la fuente del Manzano, otra muestra como una diminuta  alfaguara del quehacer de las masadas,  con su antiguo lavadero. Martín, no restriegues tanto, que te vas a cargar la camisa!!

La foto oficial del grupo, sí, sí, la que salimos tod@s, bien guap@s y sonrientes, nos la hizo una gentil y simpática  moza que saludamos bajo un sol reidor.

La bajada hasta Arañuel fue otra cosa. Vamos,  otro cantar. Y si no que se lo digan  al amigo Maduro, que nos dio un selecto recital de cantos entre rancheras, villancicos y otras piezas divertidas, que fueron coreados entre pasos alegres. Se nota que descendíamos al encuentro del Mijares. Y es que la mañana, a pesar del frío, nos envolvió con una  luz mágica,  con una tranquilidad mística, chapando con láminas de plata una atmósfera nítida.

En Arañuel, abrazos, besos, hasta la siguiente… Los coches en marcha….Ah, gracias por decirme que tenía la tapa del maletero levantada… Que despiste…. Parecía que estuviera en la facultad de derecho. La tapa, no yo.

















7 comentarios:

Teresa dijo...

Que lindo, que bien lo describes todo, me encanta. Saludos.

trimbolera dijo...

Cuando abro tu blog ya percibo el olor de los pinos.
Preciosas fotos.
Besicos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bellas fotos, paradisíacos lugares, excelente experiencia. Un abrazo enorme.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Luis, y luego Burgos, se lleva la fama del frío, jajajaja -3º no está mal para comenzar al mañana fresquitos y con ganas de andar.

Un abrazo

Rafa Santander dijo...

Ya veo Luis que no paras ni un momento, haces bien ya que yo pudiera practicar el senderismo más, pero disfruto viendo los preciosos parajes por los que te mueves.
Un Saludo y

Te Espero en :
Un Mundo por Descubrir

Emilio dijo...

¡Hola Luis! Preciosa zona la visitada. Otra bonita ruta para disfrutar. No tardaré en hacerla.LOs parajes con masías tienen un encanto especial que se suma al de las zonas en las que se encuentran y en este caso con el Penyagolosa de fondo son inigualables. Y la vuelta animada con cantos regionales y operísticos más amena y descansada que la ida.
Un abrazo.

Sara dijo...

-2ºC en esa serranía???? quien lo diría con ese cielo azul, azul mediterráneo...pero se nota que la helada también causó su acción por esos senderos. Un placer verte disfrutar de la naturaleza y hacer con tus letras y tus imágenes, con tus vivencias que disfrutemos de tus pasos y de tu tierra.
Gracias amigo Luis, mi abrazotedecisivo lleno de afecto y pasa muy buena semana, coge mucha energía para el finde.