GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

miércoles, 11 de julio de 2012

ILUSIONES, ESPERANZAS Y REALIDADES



A lo largo de mi vida montañera he tejido muchas ilusiones y esperanzas. Desde muy joven busqué el camino de la felicidad, de la belleza, del valor y del amor. Amar con ojos y corazón de montañero. He recorrido muchos valles, he ascendido a muchas cumbres. He pasado frío, he tenido miedo, he gozado y me he sentido el más feliz de los mortales.

Mi vida, principalmente vinculada al excursionismo, la he enfocado a los demás con mis libros, sobre todo. Conocer y amar ha sido mi lema. He sentido el deseo de comunicar, de transmitir la esencia viva de la naturaleza -la muerta ya se encargan los incendios-. Sus valores y su descubrimiento. Descubrimiento, de esas maravillas que encierran nuestras comarcas, a veces con el objetivo de pormenorizar un sentido pedágógico a mis textos.

He gozado con la paz profunda y serena de las altas montañas. Y mi mayor ilusión en la vida, al encontrar esa estabilidad que se tiene en la montaña, es compartir experiencias con amigos. Verles sonreir, alegres, felices, emborrachados de luz, de brisas, de bellezas...

La montaña me ha dado fuerza, sensibilidad y armonía.

Es verdad. Pero mi vida ya no es como la de antes. Cada amig@ que ha compartido conmigo tantas vivencias, me ha dejado unas huellas muy profundas. Y quiero seguir con ellas en el recuerdo. Comprendo que para cada uno la vida sigue su rumbo. Se busca el camino soñado. Se busca encontrar la propia felicidad. Es ley de vida.

Se que esa pasión que tengo, y que lo único que le pondrá el punto final, es la muerte, seguirá en mi corazón. Y que seguiré reverdeciendo esas charlas con amigos entre cervecitas y cafés. Pero, todo ello, muy pronto se va a reconvertir.

Me explico: Mis facultades físicas ya no son las mismas que antes. Dice Robert Ollivier: "Pues la amistad montañera no se deshace con el paso del tiempo que huye; nacida bajo el perfume de los pinos, tiene sólidos pulmones". Y añadiría: SOLIDOS RECUERDOS.

Espero que todos esos amigos que me han hecho muy feliz sigan dialogando con la naturaleza. Yo volveré a ver las montañas, pero solo, a mi paso, con mi camarita, con mis fotos, con mis notas de campo. Recordaré muchas páginas de mi vida; de lejanas y no tan lejanas, rutas fraternales.





Caminaré por caminos blancos. Por caminos de rosas, de jaras y tomillos. Recorreré sendas factibles, besaré a la flor del camino. Seguiré respirando el restaurador  hálito de las montañas. Absorveré en lo que pueda, la solemne sabiduría de la  NATURALEZA.

VOSOTRAS AMIGAS, VOSOTROS AMIGOS: SEGUIR COMPARTIENDO JUNTOS ESA ALEGRIA QUE SE TIENE CUANDO SE RECORREN LOS SENDEROS.

Y para terminar, esta frase extraída del libro "Montañas Pirenaicas": 

"El montañero, en su loca conquista de las cimas, no busca el olvido de la ciudad ni el consuelo por el mundo. Busca sencillamente, en ese cándido jardín de rocas, de torrentes, de nieves, la bendición de un sol más cálido y de unas estrellas más claras, para arraigar bien profundamente sus esperanzas y sus deseos en todos ellos".








6 comentarios:

Montserrat Sala dijo...

Que bonitas palabras Luís. Poéticas pero verdaderas. Por un momento pensé que dejabas la montaña, por que tus pasos cansados de seguir horizontes y de atrapar cimas, ya se encontraban cansadas. Al final he respirado tranquila porque veo que seguiremos gozando del espectáculo que nos traes de cada camino y de todas tus salidas.

Saludos desde S.Just Desvern.

Miguel dijo...

Luis es una gozada ver tus fotos,tus montañas,senderos y lagos,pero es una gran gozada leerte, la frescura de tus letras son tan tonificantes como lo que describen. Por cierto en mi última entrada en mi blog, hago mención a esos huesos desgastados que hace recortar o buscar la ruta más fácil, pero están desgastados,no mohosos.
Un abrazo

El rincón de Ceditas dijo...

Que maravilla!!! la segunda foto es increible, me ha encantado el post.
Saludos

Emilio dijo...

¡Hola Luis!Como bien dices, esos recuerdos felices y esas agradables sensaciones no se perderán nunca (úni
camente con la muerte).Hemos de adaptarnos siempre a nuestras circunstancias y seguir disfrutando desde nuestra nueva situación. Adelante y a seguir deleitándonos con tus posts.
Un abrazo.

Lauri dijo...

Me siento conmovida, de verdad... Yo no soy montañera, pero amo la montaña, amo tan sólo mirarlas de lejos, poder contemplarlas me parece algo mágico. Estar en ellas, un sueño...
Me han encantado tus palabras, y sobre todo, me ha parecido magnífico que una persona pueda conocerse tan bien, y saberse feliz y plena gracias a sus propias acciones y decisiones de vida.
¡Cariños!

bixen dijo...

Aunque no somos cuates, créeme que te he recordado muchas veces viendo el monte o pueblos y poblanos. He coincidido tanto en tu explayado sentir, vía blog!