GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

domingo, 5 de febrero de 2012

En el Montgó, donde se heló hasta el vino




Alzase el Montgó como un coloso pétreo, como una ballena a punto de hundirse en el mar de la civilización. Reviste las miradas de admiración. Su posición es mágica e imponente en la costa.

Es el gigante de la Marina.

Y nuestro grupo desafió el intenso frío, el azote del viento  y el  ímpetu rocoso del Montgó. Y buscamos los requiebros de sus senderos, la inmensidad de sus dimensiones,  hundiéndose en el cielo.

Un  recital de acometividad en el grupo en pos de la cumbre. Airamos  parloteos vivaces por el zigzagueante sendero, retrepando bajo el armazón rocoso de los airosos arbotantes del Montgó. Conversaciones que el viento extiende por los surcos del imperativo  ambiente montañoso. Los ojos planean por las imágenes dilatadas…. El mar, las sierras… Colores en un baile ardoroso: Azules, grises, verdes… Y los tonos morados de la lavanda cortejando las rocas. Y los cenicientos de unas nubes que velaban los rayos del sol.

Zumbaba el viento  por los riscos levantiscos, por los casalicios de las rocas. Se encrespa el sendero. Y las vistas se condensan mágicamente en el mar, en los extraplomos de los acantilados, en la reciedumbre urbana de Xávea…

Subimos por apoyos rocosos, siguiendo huellas de senderistas. La gloria del Montgó cobra relieve. Va creciendo mientras ascendemos lentamente por su descomunal epidermis. Abro los brazos, los extiendo hacia ese mar cercano, cubierto de paños azules. Parece que navegamos por el cielo, absorbiendo su aliento, formando parte de la roca desnuda, de sus vertiginosos contornos…

Nos resguardamos al amparo de unas rocas. El sol pegándonos de frente. Y almorzamos. Y vaya almuerzo. Como dijo Kiquet en la ruta anterior “os lo podéis imaginar”. Había de todo. Cada uno aportando las exquisiteces habituales. Y cafés,  muy calentitos para entrar en calor. Pero el vino se nos heló. Es que el frío no tuvo contemplación.

Llegamos a la cumbre. Y nos invadió las clásicas sensaciones de la conquista: Alegría, satisfacción, recuperación…. La foto del grupo, rápida, que no era para estar quietos.

Y la vista se recrea con las redondeces inmutables, clásicas de este coloso de la Marina. En las panorámicas que se hinchan, en la talla de los paisajes, de las sierras cubiertas de nieve, en los profundos horizontes…  El aire es puro, pero hace frío…

Y proseguimos la marcha. El terreno presenta su imagen geológica. El modelado kárstico aparece en toda su agudeza. La roca adopta una variedad de formas muy vistosas. Canales, aberturas, brechas… Hay que andar con  cuidado. Mas la belleza de estos parajes es impresionante. Descendemos hacia el Racó del Bou. Atrás hemos dejado la Cruz  de Dénia. Impresionante sendero, a veces con impulsos aéreos. Tomamos el sendero de la Cueva del Agua. Seguimos por el camino de la  Colonia. Se nos hizo pesado, siempre envueltos en sombras. Salimos a la luz, cerca ya del aparcamiento.

El Montgó nos hizo sentir y vibrar.

Senderistas: María José, Pilar, Juan y Luis. Por razones personales tuvieron que volverse Carmen y Angel. El Montgó para ellos llegará en otra ocasión.











24 comentarios:

Paco Sales dijo...

Valio la pena pasar frío para disfrutar de una vistas tan preciosas, un grupo valiente de senderistas que no se achaquan ante las adversidades climatológicas, bellisimas fotografías Luis, abrigarse y un gran abrazo para ti amigo

kitty dijo...

Felicitaciones por la odisea, gracias por mostrar esas vistas tan bonitas que son patrimonio de los valientes como uds. se atreven a visitarlo en estos días de tantos frios.
Yo me conformo con verlo desde mi ventana en toda su grandeza. Lo tengo a muy poca distancia y es una maravilla el poder disfrutarlo.
Gracias por compartir!

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Luis:
Una preciosidad.
Enhorabuena a todo el grupo, por valientes. y por disfrutar des estos bellos paisajes.
Un abrazo,Montserrat

RECOMENZAR dijo...

Que maravilla de lugar Las fotos es como si allí yo estuviera

trotasendas dijo...

Hola Luis sin duda que habéis elegido una gran montaña para desafiar a esta ola de frío. Su imponente silueta que a veces se ve desde nuestras montañas ya impone así que plantarse delante de ella con este tiempo debe ser toda una experiencia.
Saludos

Emilio dijo...

¡Hola Luis!Recuerdo con agrado la subida al Montgó hará un par de años.Habrá que volver. Esas vistas marinas tan preciosas y poco habituales en las rutas de interior que solemos hacer, hacen que nuestras retinas, llevadas por ese azul mágico del Mediterráneo,le recuerden a nuestro cerebro de vez en cuando: vuelve al Montgó, vuelve al Montgó.
Un abrazo.

Pakiba dijo...

Bellísimas fotos y valientes excursionistas que no tuvieron miedo a las bajas temperaturas .

Mª Angeles y Jose dijo...

Impresionante las vistas que nos ofreces son todo un espectaculo visual....

Eso de que hasta el vino se helo...me dejotambien helada a mi.....Yo hoy pase el dia calentita en casa....pensando en todos "los locos" que salen a disfrutar de los que les gusta....

Besos

Rafa Santander dijo...

Buen recorrido amigo, menudas vistas.
Yo tambien he estado de ruta este fin de semana.
Un Saludo

Luis G. dijo...

La montaña nos respetó, el tiempo nos hizo que la odisea fuera más completa, pero.... el vino helado, vamos que ni de coña lo hubiera pensado. Menos mal que el café estaba a su temperatura en el termo...

Bueno, disfrutamos a tope que es a lo que fuimos...

Y hasta la próxima.

Abrazos,

Luis.

Jose dijo...

Hola Luis
Muy bonito el Montgo y en este caso buena suerte has tenido con pillar el día despejado para poder sacar estas fotos perfectas.

Estas montañas cerca de la costa tienen este añadido, por una parte montaña y por otra parte el mar...Que más podemos pedir??

Un abrazo
Jose
TROTASENDES BENICALAP

Teresa dijo...

Luis,te leo y me encanta, siento el frío como si estuviese allí, que bien escribes y que fotos tan lindas.Un abrazo fuerte.

Ana Manotas Cascos dijo...

Si que valio la pena pasar frio, para poder ver estos paisajes. Seguro que lo pasasteis muy bien.
Saludos

GUSPLANET dijo...

Hola Luis! Pero qué preciosa imágenes has tomado, no sé con cuál quedarme porque todas me apetecen no sólo bellísimas, si no que también muy interesantes... Vaya que uds desafían éste frío 'siberiano' como nos 'machacan' desde los noticieros. Bravo por el esfuerzo y por mantener tan en alto no sólo el espíritu montañés, sino que también nuestra lengua, como nos tienes acostumbrados con tus textos !!!!!!

Recibe amigo, un fuerte abrazo!

Sara dijo...

Dios mio Luisssssssssss, si hoy me traes el gran Montgó, que lugar más precioso, nosotros lo hicimos con 39ºC y sin agua....una pedazo serpiente silbando que....¡yo también me tuve que volver por razones obvias!jajajaja y Manuel echándome vivas jajajaja, que recuerdos más hermosos tengo de esa tierra, siempre he dicho que Denia es parecido a LLanes, me encantó.Y hoy he disfrutado doblemente con esta pedazo de subida que os habeis marcado con esa climatología.
Abrazotedecisivo y mil gracias por tu comentario tan cariñoso y tierno en mi blog.

conxa dijo...

madremiaaaa si me he quedado helada solo de leerte!!

Que valiente eres!!

me asombras amigo mío.

besicos.

LUIS MIGUEL, MARIA JOSE dijo...

EStupendo sendero! como siempre muy bien comentado, eso nos hace sentir ganas de haber estado allí. Lo que más hecha para detras es el frio, que allí arriba debia ser...como para congelar el vino. Las imagenes terminan de contar todo lo que con palabras nos esplicas...lastima que las sensaciones no se puedan trasmitir!
SAludos.

Jota Ele dijo...

Digo yo que, si el frío conserva los alimentos, también os conservaría a vosotros.

No me hables de frío, Luis, que por aquí no sólo congela el vino, sino las ideas.

Sois valientes, no cabe duda. Claro que, esa valentía, te ha servido para hacer un magnífico reportaje, querido amigo.

Un gran abrazo.

Pizarro dijo...

Precioso reportaje aunque el frio este presente.
Saludos y abrazos.

María Bote dijo...

Gracias de nuevo por compartir tanta belleza, amigo Luis. Enhorabuena a todo el grupo.

Besos. María

Abilio dijo...

Hola Luis, vaya siento que se tuvieran que volver, espero que no fuera por nada malo, pero el Montgó estará ahí esperando.
Sentir el frío en el cutis, cuando se va a la montaña es algo inenarrable.
Bonitas fotos de esa subida, que parece muy interesante.

Un abrazo

Portal De Mis Desvelos dijo...

Preciosas tomas!!! Un verdadero gusto visitar tu blog.

José Luís Asensi dijo...

Hola Luís.Una hermosa descripción poética del Montgó,ese gigante petreo de la Marina.En mi opinión una de las rutas más bonitas de nuestra Comunidad.
Las fotografías que acompañan tu entrada,como siempre de concurso.
Un abrazo.

Remei dijo...

Valió la pena el esfuerzo, primero por el placer personal que conlleva, luego por las vistas...
Gracias por compartir tu aventura, porque lo es!
Un abrazo.