GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

martes, 10 de noviembre de 2009

Al lado de una ermita


Me gustan las ermitas que atalayan cerros y montículos, mientras la vista atrapa paisajes y horizontes. Decía John Ruskin que “Ninguna arquitectura es más soberbia que la sencilla”. En mis viajes por la Comunidad Valenciana he visitado bastantes. Las ermitas son lugares donde abundan las tradiciones, emparejadas con la devoción.

Me encuentro al lado de la ermita de San Cristóbal. Corona el cerro del mismo nombre. A sus pies se extiende la población de Castellnovo, con la estampa de su castillo, que por la noche descuella el armónico equilibro de su iluminación.

Desde este mirador se abarca una notable extensión de terreno de la comarca del Alto Palancia. Por un lado se alarga la superficie semiondulada del valle del Palancia, oscuras huertas apretadas y orquestadas de verdes. Los chopos, con la fantasía de sus flecos dorados, señalan la sinuosa línea del río, buscando la gloria del naranjal del Camp de Morvedre. La sierra Espadán marca la omnipresencia de sus cumbres, punzadas de tonos verdes y violetas que, arrolladoras, revisten sus valles, angostos y agrestes.

Como contrapunto a Espadán aparece el anfiteatro de las montañas de la Calderona. La bóveda celeste es un espacio radiante de azul, salpicada con alguna nube blanca que se recrea sobre el valle, sobre el río, que culebrea doblando la escenografía de la ciudad de Segorbe, que compone una estampa pintoresca descansando holgadamente entre sus emblemáticos cerros. La vista se pasea también con Altura, con su destacada imagen urbana apiñada alrededor de la iglesia y su airosa torre.

He disfrutado al lado de la ermita. El tiempo ha pasado rápido, sin darme cuenta. Pero ahora tengo la compañía de un visitante inesperado, el viento, que silba tozudo con sus ráfagas alrededor de la ermita, creando metálicas resonancias de caracola.

El crepúsculo enarbola su apoteosis cromática. El cielo se tiñe de grana.

31 comentarios:

Ardilla Roja dijo...

Querido Luis.

Lo pintas tan bonito que dan ganas de ser visitada por el viento y dejarse arrullar por sus silbidos.

Fantásticas fotos las que acompañan tu cuadro.

Siempre es un placer pasear por tus cumbres.

Un abrazo

Juan Antonio Torron Castro dijo...

Magníficas fotos y precioso lugar.-

Goriot dijo...

Luis, viendo tu blog, tus tografías de paisajes... uno piensa que la vida es fantástica y que da pena que algún día tengamos que dejar.
Lo describes muy bien; animas a viajar.. somos dos matrimonios que antes de nada nos gusta visitar los pueblos pequeños y encantador entorno.
Un abrazo.
Goriot.

Begoña Sánchez dijo...

Es cierto que las ermitas tienen algo especial, además del lugar privilegiado que normalmente suelen tener.
Me quedo con la primera foto y la última frase:..."El cielo se tiñe de grana"
Qué bonito escribes Luis.

Un abrazo

Jota Ele dijo...

También decía Ruskin que el verdadero arte arquitectónico era el gótico por su fervor religioso. Quizás tuviera razón.

Las ermitas suelen ser lugares muy sencillos, pero muy bellos. La que nos muestras hoy, con tu magnífica explicación, no es una excepción, Luis.

Buenas vistas se aprecian desde allí.

Un fuerte abrazo.

carlota. dijo...

Bufff , que puesta de sol ...


Un besote

Mª JOSE. dijo...

Luis..siempre que vengo a verte salgo con un buen sabor de boca,no tan sólo por las bellas fotografías ,sino por tu manera tan especial de narrarlo,parece que estuviese allí
Precioso.MJ

M.Eugenia dijo...

Que maravilla de fotos, está claro que los atardeceres son espectaculares independientementte del lugar en el planeta que te encuentres.
Y te doy la razón con lo de la arquitectura sencilla.
Saludos

*Luna dijo...

Hola cielo ami tambien me ecantan las hermitas y tus fotos son una maravilla que color con ese atardecer parece una postal
un beso

Luis G. dijo...

Hola, Ardilla, Juan Antonio, Goriot, Begoña, Jota Ele, Carlota, Mª José, M. Eugenia, Luna... Agradeceros vuestras palabras, que son todo un galardón para mi.

Además, este encuentro con esta ermita tiene unas connotaciones etnográficas y costumbristas. En mi último libro -inédito aún- hablo de este tema, porque en las ermitas se conjugan romerías con sus devociones, sus ritos... que conservan una enorme carga ancestral. Además, estas ermitas aupadas a lo más alto de una montaña, las sensaciones paisajísticas que se obtienen son muy enriquecedoras.

Besos y abrazos.

Juan T.A. dijo...

La luz de la tarde, que se cuela a ras de suelo, que define formas, siluetea y resalta las sombras.Un encanto de encuadre enmarcado por la curva de arco.
Saludos

Pablo Marín dijo...

... por no hablar del sotobosque cimbreante que se observa dede tan privilegiada atalaya.

Un abrazo

Luis G. dijo...

Gracias, Juan, y anda Pablo, me faltó ponerlo, aunque "tah aviao", je,je,je.

Abrazos.

Luis G. dijo...

Gracias, Juan, y anda Pablo, me faltó ponerlo, aunque "tah aviao", je,je,je.

Abrazos.

MIGUEL NONAY dijo...

Hola Luis, otra obra de arte, unas preciosas fotografías en las que el atardecer posa coqueto para tu objetivo, y una joya de escrito que realzan más si caben las escenas con las que lo acompañas.
Un fuerte abrazo.
Miguel Nonay
--------------
www.asaltodemata.com

Abi E. dijo...

Hola Luis, l apriemra foto es una preciosidad con ese colorido.

Y que bueno dejar pasar el tiempo a la vera de una ermita, que siempre es una buena compañia y mas estando en las alturas como suele ser habitual.

Un abrazo

Juan Carlos dijo...

Bonito lugar y excelentes fotos.

Un abrazo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Si es que, escribes como los angeles!!

La primera foto,es preciosa, muy calida y la segunda es una ventana a la naturaleza.

Siempre consigues sorprendernos.

Besos

Logio dijo...

Me gusta la captura del crepúsculo.

Elsa dijo...

Las ermitas invitan al recogimiento y a la contemplación.
Fantáticas imágenes, Luis.
Un abrazo
Elsa

Pili dijo...

Dos fotos para observar como el tiempo pasa...
Bonitas fotos y como siempre las palabras un lujo leerlas.
Un beso

ruma2008 dijo...

Es una gran vista.

Lo mejor es crear un color natural.

Gracias.

stella dijo...

¡¡Me ha encantado, la foto y la narración maravillosa que dejas a sus pies! para mi todo lo que sean rastros del pasado arquitectónicos o grutas nanturales, adquiere dimensianes extrapordinarias por lo que significan y el embrujo que me producen...el lugar que describes me parece maravilloso y te felicito por tu forma de hacerlo, Un abrazo grande
stella

Luis G. dijo...

-Miguel, que bien lo pasé junto a la ermita, escribiendo y contemplando el paisaje. Gracias, amigo.

-Así es Abi, disfruté bastante con el silencio de la cumbre -hasta que surgió el viento- y esa ermita es una de las mejores atalayas de mi tierra.

-Gracias, Juan Carlos.

-Que bien lo habéis descrito, Mª Angeles y Jose, se nota que os gusta también la naturaleza. Gracias, amigos.

-Gracias, Logio.

-Gracias, Elsa, son lugares mágicos, donde perviven las costumbres del pasado y como ventanas abiertas al futuro.

Gracias, Pili.

-Gracias, Ruma.

-Gracias Stella, visito bastante esta ermita, porque disfruto del recogimiento y, asimismo, de las panorámicas, que nos premian con su belleza.

Sauce Llorón dijo...

Desearía convertirme en viento y poder llegar a todos estos bellos lugares como un visitante más.
Luis, en tus entradas,nos conviertes en este viento,las fotografías y el relato nos transforma en este fenómeno meteorológico.
Un abrazo

Mª Angeles y Jose dijo...

Hola Luis!

Queria comunicarte, que la respuesta a la pregunta sobre las conchas estriadas que algunos blogueros dejateis en vuestros comentarios de la entrada de la Iglesia Vieja, en nuestro blog ya tiene contestacion por lo tanto nos agradaria que pasras a verla a los comentarios de dicha foto.

Besos

Luis G. dijo...

--Gracias, Sauce, si con mi texto despiertan esas sensaciones, que son exactamente las que yo tuve, formando una hermosa miscelánea.

Un abrazo.

--Hola, Mª Angeles, paso a verla. Gracias.

Abrazos.

Rosa Cáceres dijo...

A mí también me encantan las ermitas. Me sosiegan, no me desbordan con la magnificencia inabarcable de las grandes catedrales, ni el derroche de lujo y arte, casi excesivo. En la sencillez de la ermita encuento un meollo espiritual que me fascina.
En Alicatete, está el santuario de Orito, pues bien, hay una ermita tan pequeña como no he visto otra jamás, un poco apartada, escasamente visitada, creo. Esa es la que me acerca al misterio. Esa es.
Las fotos, magistrales, artísticas, un dechado de poesía.

Luis G. dijo...

Rosa, a mi también me sosiegan y la paz es hermosa, perfumada por las brisas de las montañas. Me he parado muchas veces en el Pirineo ante las ermitas solitarias que aparecen en los valles, donde el paisaje, con las majestuosas montañas, adquiere un aire de grandeza total. En esas ermitas, en las de aquí, refulge ese halo especial.

Gracias, Rosa, y cordiales saludos.

estrella dijo...

amigo una entrada preciosa, se ve muy especial ese lugar, de por si las ermitas para mi significan paz en el alma el ver tus fotografias lo magico ke captas de ese lugar con ese resplandor, de sol ke nace o muere, se siente el deseo de estar ahi, un abrazo y bendiciones con amor amigo.....luz estrella

Carol López dijo...

Que colores, que encuadre, me han encantado !!!
:D