GENEROSOS AMIGOS QUE ME SIGUEN

El Tiempo en Segorbe. Predicción

El Tiempo en Segorbe

sábado, 6 de junio de 2009

Mi abrazo, ciertamente utópico, a una olivera milenaria


“El olivo es árbol corpulento, copudo, si le deja la poda; y que, con los siglos, se transforma en escultura expresionista”.

(José Luis Herrera)

A los pies de la cadena principal de la sierra Calderona, entre un cerco de verdeantes y suaves colinas, se tiende la partida de Ferrer, sita en el término de Segorbe. Engloba tierras de secular secano, donde crecieron olivos, algarrobos y viñedos. El paisaje se viste de pinares, engalanando campos y ribazos, que en la primavera se acicalan de vivos colores por la pléyade de florecillas silvestres que adornan blancos caminos y silentes alcores.



Bajo las siluetas engrandecidas de las cumbres señeras del parque natural de la Calderona, donde se enseñorea el alcornoque y se fortifica el rojizo rodeno, una olivera es protagonista de estas tierras, oreadas por un aire cargado de exuberantes esencias serranas, como un bálsamo que crece en las holgadas sombras de este patriarca de la historia olivarera segorbina, donde la luz pinta en su elegante porte arbóreo, arrebujando su notable tamaño. Así es este monumento natural, esta milenaria olivera, conocida como “La Morruda”.



Si visitáis la bella ciudad de Segorbe, declarada Conjunto Histórico-Artístico, no dejéis de ver este árbol monumental, que según los técnicos podría superar los 1.500 años de edad. La señalización es buena, partiendo de las rotondas de la autovía A-23, frente a Geldo, siguiendo la asfaltada pista de Cabrera, distante 8 km. Cerca queda la masía Ferrer, una típica construcción de la arquitectura rural del Alto Palancia, reconvertida en casa rural, donde se puede disfrutar de sus instalaciones y alojamiento, en medio de la naturaleza.


Emplazada en un paraje colindante con dicha pista, “La Morruda” preside una superficie de terreno protegida por muretes de contención de piedra seca, donde está situado un panel didáctico y otro de información con las “Rutas de las Masías”, instalado por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Segorbe.



“La Morruda” tiene una altura de 6,05 m. y el perímetro de su tronco es de 6,44 m. (cinco personas cogidas de la mano no llegan a rodearlo). El tronco, con una altura de 2,20 m. presenta en la cepa protuberancias de carácter irregular, con una vistosa copa redondeada formada por un ramaje principal, cuatro cimales de gran grosor, estando apuntaladas las ramas extendidas para evitar el riesgo de rotura por el peso.

La Asociación Cultural “La Aldaba” de Segorbe inició su protección en el año 1995, conservándose para admiración de todos gracias a las constantes medidas de protección, que tienen como objetivo mejorar las condiciones biológicas de vida de esta bella y emblemática olivera, que atesora un notable valor histórico y cultural.


“La Morruda” es noticia singular, pues ha recibido recientemente el premio al mejor olivo monumental de España, por parte de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO).

7 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Espectacular el "arbolito", por aquí tenemos un cedro de unos 200 años de antigüedad que también está protegido.

Saludos.

angelyyo dijo...

Siempre me han gustado los arboles monumentales y este olivo no tengo la suerte de conocerlo, en cuanto pueda haremos una escapada para visitarlo.
Estupendo reportaje sobre el entorno, Luis.
Saludos.

Bob Fisher dijo...

Los arboles centenarios, siempre nos transmiten su sabiduría y la historia que guardan en su interior, de la zona donde se asientan. Esa es la impresión que siempre recibo al ver alguno de estos ejemplares.

Impresionante olivo y toda una obra natural.

Un saludo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Aqui tenemos encinas de mas de 500 años y abrazarlas es una bonita esperiencia.
Genial el olivo y magnifico el reportaje

Senderismo Luis Gispert dijo...

Hola a tod@s: Encantado con vuestros comentarios y muy agradecido.
Esta olivera, al igual que los árboles monumentales que citáis, son símbolos vivos de nuestras tierras e ilustran nuestros paisajes con su excepcional tamaño y hermosura.
Un abrazo a tod@s.

Una senderista. dijo...

Hola, nuestro amigo PAblo MArín me recomendó que te hiciera una visita a este post, ya que yo hice uno sobre un castaño centenario, y es que estos árboles son magníficos

Luis G. dijo...

Gracias, amiga Senderista, he leido el comentario de mi yerno en tu entrada. Gracias por pasarte por aquí. Realmente son dos ejemplares dignos de ver y admirar, auténticos monumentos de la naturaleza.

Saludos.